Cansado De Tratar Con Gente

¿Cansado de tratar con la gente? El trading es tu salida

El título ‘¿Cansado de tratar con la gente?’ puede sonar pesimista, antisocial, introvertido… pero realmente incide en una reflexión que me han planteado varias personas en los últimos tiempos. Explicaré un poco más el por qué y si realmente tiene sentido. Ya  adelanto que para mí si lo tiene…

Este es un pensamiento que nos ha venido a la cabeza a todos aquellos que tenemos o hemos gestionado  una empresa durante un periodo considerable de tiempo. El desarrollo empresarial, el emprendimiento como concepto general es apasionante. Puedes dejarte cada minuto de tiempo y cada gota de sudor y disfrutarlo enormemente, y por ello y por otras muchas cosas, bajo mi punto de vista es totalmente recomendable.

Con todo no es menos cierto que lleva asociado un desgaste emocional muy fuerte, que generalmente es provocado por los conflictos y las relaciones personales. Esto puede sonar partidista, pero al empresario no se le agradece nada.

Casi cualquier actividad laboral conlleva trato con proveedores, clientes, socios, colaboradores… y en algún momento de la aventura empresarial se generan roces, problemas, rupturas de relaciones. Esto afecta mucho psicológicamente, son palos motivacionales duros de digerir. ¿Quién no ha pasado una noche sin dormir por uno de estos problemas?

Independientemente de que la empresa vaya relativamente bien, hablo siempre desde la perspectiva de las pymes, te encuentras por el camino con determinadas personas con las que desearías no haberte cruzado, clientes mal pagadores, deficientes empleados, proveedores con retrasos… y eso por no hablar de las inevitables relaciones con la burocracia administrativa, la Seguridad Social, Hacienda, Trabajo

Dichas estas consideraciones, sin duda desmoralizadoras para cualquiera, ¡no todo está perdido! De hecho aquí empieza realmente el post.

El trading puede es la opción perfecta para todos aquellos que no deseamos depender de nadie ni vertical ni horizontalmente. Bueno, estrictamente hablando, únicamente de un proveedor de acceso a mercado (broker generalmente).

Esto no quiere decir que no me guste relacionarme socialmente, tener amistades, relaciones sentimentales, sexuales… sino que esas relaciones sociales las elijo yo, corresponden a mi tiempo de ocio y no dependo de otros para ganarme la vida.

No tener responsabilidades con tus empleados o clientes sino contigo mismo es diferente, no digo que no sea duro, igual o más, pero es diferente.

Pocas actividades como el trading suman estos ingredientes en su receta.

  • Independencia
  • Deslocalización.
  • Responsabilidad exclusiva con uno mismo.
  • Escalabilidad.
  • Flexibilidad
  • Coste bajo de constitución.

Quizá el desarrollo de software en el sector de internet pueda compartir muchos de estas características, aunque hay que sumarle el del background de conocimientos técnicos más específicos de programación.

Si hay alguien que pueda aportar alguna otra actividad legal con estos ingredientes le agradecería lo comentara. Hasta entonces seguiré haciendo trading, y de vez en cuando escribiendo alguna reflexión…

Que quede claro: ¡Me gusta la gente! ¡Me gusta trabajar para mi! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *