Managers De Fútbol Y Trading

Los Managers de fútbol y el trading

Quizás no lo sepas, pero si te apasionan los Managers de Fútbol y además sueles ganar, eres un buen trader. La cantidad de similitudes entre este tipo de juego y el trading son notables, por lo que si dominas sus secretos y consigues clasificarte de los primeros, seguramente tengas las dotes necesarias para convertirse en un trader profesional.

En los Managers más habituales (Futmondo, Comunio, LaLiga Fantasy Marca…) los fondos son limitados, como lo es la cuenta de trading. Tenemos un presupuesto determinado con el que debemos construir la mejor cartera de activos posible entre un universo de unos 500 valores (jugadores). Estos suben y bajan en función de diferentes factores, pero obedecen a una única ley: la oferta y la demanda. Si un jugador tiene presión alcista, porque en el mercado se paga un sobreprecio por él, subirá y empezará una tendencia alcista. Estas tendencias se pueden cortar con la presentación de resultados: tras los partidos, su actuación marcará el precio del día siguiente, generando gaps alcistas o bajistas.

A la hora de construir el equipo se debe considerar especialmente la gestión monetaria y comprar y vender lo más cercano de máximos y mínimos posible. Como en el trading, resulta capital dejar las emociones a un lado… y los forofismos, más.  Da igual que Iniesta marcase el gol del Mundial, es caro y está en baja forma, por lo que hay que venderlo. Especialmente si otro jugador guiado por estas emociones le da más valor del que tiene.

El conocimiento del mercado es fundamental, aunque esto no quiere decir que debas saber de fútbol en el sentido de no perderte ni un solo partido. Has de estar informado y contar con las herramientas de análisis necesarias para tomar decisiones basadas en datos contrastados. Cuando compramos Apple desconocemos la gestión de la compañía, sus cuentas de resultados en el futuro, las ventas o nuevos productos en desarrollo, etc., pero disponemos de herramientas e indicadores que nos ayudan a tomar decisiones. El objetivo es tener esperanza matemática positiva.

Tanto en el trading  como en los Managers la diversificación es la clave para evitar riesgo y conseguir resultados consistentes. Por ello, no debes tener nunca más de 2 jugadores del mismo equipo en la alineación. La correlación entre los que comparten camiseta es altísima, por lo que dependerás demasiado de la suerte o del resultado puntual. Si puedes tener una alineación con 11 futbolistas de tantos otros equipos, mejor.

Las expectativas generan un efecto inflacionista, por lo que los jugadores de equipos grandes tienden a estar sobrevalorados. Si recibes buenas ofertas tras partidos excepcionales de tus jugadores, véndelos sin miramientos. Si alguien se desprende de jugadores (valores de índices) tras expulsiones o partidos lamentables puntuales, cómpralos. Ten en cuenta que el juego permite apalancamiento, es decir, endeudamiento. Es recomendable utilizarlo siempre que se pueda, especialmente en pretemporada.

Como en trading, en los Managers de fútbol hay varios tipos de activos:

Penny Stocks. Jugadores de bajísimo coste. En principio no jugarán, por lo que nunca ofrecerán rendimientos. Pero si lo hacen, su valor se multiplicará por 10. Estos jugadores son una apuesta arriesgada, lo más probable es que perdamos dinero o, cuando menos, que destinemos parte de nuestra cartera a jugadores con rendimiento nulo. La idea es buscar los que tienen posibilidades de jugar si ocurre algo (lesiones, traspasos) o, que siendo nuevos en la Liga y de equipos pequeños, son desconocidos. Este año jugadores como Maxi Gómez, Jason, Bardhi, Kevin o Stuani, son buenos ejemplos. Estas compras deben hacerse en pretemporada y venderse en el momento que despunten y alguien se interese. No conviene tener jugadores de equipos que presumiblemente descenderán.

Valores del mercado continuo. Tienen mucha volatilidad, suben y bajan en función de la importancia que tengan en sus equipos. En este caso, es recomendable comprar jugadores de poco valor, que sean titulares en sus equipos o que tengan muchas posibilidades de ser traspasados, evitando los equipos de la parte baja de la tabla. Bakkali, Medran, Munir, Javi López, Neto, Feddal, Jorge Molina, Zaza, etc. Estos jugadores son óptimos para hacer trading y ganar un buen dinero a corto plazo.

Valores de índices: Jugadores titulares y consolidados que van ofrecer un rendimiento asegurado en sus equipos. Son la clave para ganar el juego y no deberían ser objeto de traspaso, excepto cuando se reciban ofertas escandalosas. Muy probablemente a mitad de temporada tus rivales empezarán a ejecutar sus cláusulas. Muniain, Carlos Soler, William José, Leo Baptistao, Casemiro, Isco son buenos ejemplos.

Blue chips. Las megaestrellas.  Son un error al principio. Una lesión, te deja fuera del juego.  Fichar a estos jugadores al comienzo del juego por un 30-40% o más de su valor está en contra de todos los principios de prudencia y diversificación.  No te permitirá hacer trading con otros futbolistas  y seguro que tu equipo será de los menos valiosos de la comunidad. Las ofertas por ellos no deberían pasar del 5-10% sobre su valor, de tal manera que si quisieses desprenderte de ellos por una eventualidad, lesión o traspaso, lo podrás hacer sin mucho problema. Si estos jugadores aparecen a partir de la jornada 2 podrás llevártelos a buen precio; de no ser así, evita las sobrepujas.

Juega con las emociones de los demás y el desconocimiento del valor de mercado. Explota la certeza de que el jugador que más dinero obtiene suele ganar este juego. ¡Haz trading! Bienvenido al apasionante mundo de los mercados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *