Metodología ADRs

La metodología ADRs

Cuando una empresa quiere que sus acciones coticen en las Bolsas de USA -además de en la Bolsa en la que ya cotiza- ha de hacerlo a través de los ADRs. De este modo, definiremos un ADR (American Depositary Receipt) como un título que representa la propiedad de acciones de una empresa extranjera que quiere negociar con ellas en las bolsas de USA. En definitiva, son certificados emitidos en dólares por bancos estadounidenses que cuentan con el respaldo de las acciones depositadas en una entidad bancaria (depositario) en el país de origen de la sociedad.

Los ADRs representan la propiedad de la acción y tienen todos los derechos y obligaciones, incluido el dividendo y el derecho de voto (si lo tuviese), pudiendo ser canjeados por las acciones originales en cualquier momento a solicitud del titular o propietario del ADR.

Además, permanecen sujetos a las mismas obligaciones de control e información que cualquier otra acción que se negocie en las bolsas estadounidenses y están regulados por la SEC (Securities and Exchange Commission), lo que da un rango de garantía que en ocasiones es mayor al obtenido en el mercado de origen.

Existen tres opciones o niveles de emisión de ADRs:

  • Nivel 1: Corresponde al ADR más sencillo. Los ADR de este nivel no están listados en bolsa y deben negociarse en mercados OTC. Las compañías optan por esta opción cuando buscan minimizar los costes de emisión y mantenimiento.
  • Nivel 2: En este nivel, las acciones pueden ser listadas en una bolsa de valores. Sin embargo, a compañía debe realizar un reporte financiero anual y registro de la contabilidad empleada en Estados unidos.
  • Nivel 3: Este nivel implica reglas más estrictas, pues la compañía no sólo está tomando algunas de las acciones para negociarlas en Estados Unidos, sino que adelanta una emisión con el ánimo de conseguir capital. Ha de reportar trimestralmente sus resultados y cualquier información relevante para los inversionistas debe hacerse conocer por medio del SEC. A este nivel pertenecen los ADR de TEF, BBVA o SAN.

Los precios de los ADR’s no distan demasiado del de las acciones originales y, en muchas ocasiones, sus cotizaciones son una referencia muy utilizada cuando los mercados cierran en distintos momentos. La relación del precio de cotización del ADR con el de su valor subyacente depende básicamente de la cotización del subyacente y del tipo de cambio existente en un momento dado.

En la metodología utilizada para operar este tipo de activos, proponíamos la siguiente fórmula que relaciona el índice USA con EU:

Para obtener posibles desajustes entre el valor y su ADR, estos se deberían observar antes de la apertura del mercado USA. Su formulación sería la siguiente:

Finalizando con la terminología utilizada, un American Depositary Receipt (ADR) es un certificado físico formado por al menos  un American Depositary Share (ADS), que equivaldría a una  acción que realmente se negocia en Estados Unidos. Se suele usar el término de ADR para representar ambos: los certificados y las mismas acciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *