Ondas De Elliot Y Retrocesos De Fibonacci

Ondas de Elliott y Retrocesos de Fibonacci I

Ralph N. Elliott (1871-1948) encontró limitadas las aplicaciones del análisis técnico y, especialmente atraído por las posibles implicaciones de la existencia de ciclos en el mercado de valores, desarrolló una nueva teoría de análisis técnico. Su principio de onda supuso un importante complemento a la teoría de Dow, pues anticipa los movimientos del precio en función de un diseño básico que permanece constante, desafiando así a la teoría del recorrido aleatorio en cada momento. Por tanto, se puede suponer que Elliott tomó como punto de partida la idea de la teoría de Dow de que el mercado de valores puede ser modelizado, pues su comportamiento se encuentra ligado a la psicología del inversor y, por tanto, no es aleatorio.

Partiendo de la esencia misma del análisis técnico, destacaba que no se trata de manipular los precios para encontrar información sobre el comportamiento del mercado, sino que son los precios en sí mismos los mejores y únicos indicadores de la acción del mercado. No obstante, Elliott no se limita a la observación de los precios, sino que intenta justificar las diferentes pautas que el mercado describe en su evolución, buscar el porqué de su comportamiento.

De este modo, usando como base el principio de la Teoría de Dow, “El mercado de valores refleja el comportamiento psicológico del conjunto de inversores”, Elliott cuantificó matemáticamente el modelo que sigue la psicología de la masa inversora en su evolución y, por tanto, el mercado de valores en su progreso. Tanto Dow como Elliott percibieron la importante influencia del factor psicológico en el mercado de valores, siendo Dow quien la esbozó y Elliott quien posteriormente entró en su detalle.

Elliott quiso demostrar que la interacción humana sigue unas pautas de comportamiento que dan forma no sólo a los acontecimientos financieros, sino a todo tipo de hechos y tendencias que supongan la implicación de un colectivo humano. Sin embargo, el fundamento básico de la teoría de Elliott no son tan sólo los ciclos repetitivos de la naturaleza, sino además, los números y las proporciones que marcan el ritmo de esas repeticiones. Por ello, es recomendable estudiar y conocer el fundamento matemático que hay tras esta teoría.

Otro de los descubrimientos clave de Elliot fue la estructura fractal del mercado. Un fractal es cualquier cosa cuya forma permanezca prácticamente invariante, independientemente de la escala que se utilice para verla. Aplicado a los mercados, se puede extraer como conclusión que un gráfico diario de velas de 5 minutos podría ser exactamente igual que un gráfico anual con velas diarias.

Como ya hemos comentado, Elliott  considera que el mercado se mueve en ciclos completos de ocho ondas; cinco impulsivas (1, 2, 3, 4, 5) y tres correctivas (a, b, c).  Las ondas 1,3 y 5 son las llamadas de impulso ya que se mueven en la dirección de la tendencia principal. Mientras que las ondas 2 y 4 son las denominadas sondas de retroceso, ya que “retroceden” parte del recorrido realizado por las ondas 1 y 3. Las ondas a, b y c forman la pauta correctiva del movimiento principal. Donde a y c serán ondas impulsivas ya que van a favor de la sub-tendencia correctiva y b será una onda de retroceso.

 

 

Visto esto, se puede enumerar las reglas básicas del principio de la onda de Elliott:

  • La pauta de impulso o movimiento principal se descompone en cinco ondas: tres a favor de la tendencia principal y dos en contra.
  • La onda 2 no corregirá completamente la onda 1.
  • La onda 3 no puede ser la más corta de las ondas impulsivas.
  • La onda 4 es inferior a la 3 y no puede introducirse en territorio de onda 1.
  • La onda 5 es la menos un 38% más grande que la 4, aunque se produzca un fallo y no supere la 3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *