Subasta De Volatilidad

Subastas de volatilidad

En Bolsa se llama subasta de volatilidad al mecanismo de protección que se da cuando existen fluctuaciones excesivas de precios y se superan los límites del rango estático o del rango dinámico (previamente establecidos en la subasta de apertura). En este caso se suspenderá temporalmente la cotización del valor que haya superado dichos límites, se seguirá negociando para poder ordenar la oferta con la demanda y así poder establecer un nuevo precio. Este sistema fue establecido el 14 de mayo de 2001 para dar estabilidad a la cotización de aquellos valores que experimentasen una excesiva oscilación de precios durante la sesión.

El precio estático es el establecido en la subasta de apertura y cierre, pero puede cambiarse en caso de subasta de volatilidad. Por otra parte, el rango estático es la variación máxima, ya sea por arriba o por abajo, que se le permite variar al precio estático, debido a que una vez alcanzado el precio el máximo o mínimo no existe negociación. Puede variar del 4% al 8%, pero, en caso de ser un valor perteneciente al Nuevo Mercado, será del 10%. Se determina teniendo en cuenta la volatilidad de su historia reciente.

El precio dinámico es el último precio negociado de un valor después la ejecución de cada orden, por lo que no es un precio fijo y se va actualizando constantemente. Puede coincidir con el precio estático si la última negociación realizada ha sido una subasta. Del mismo modo, el rango dinámico es la máxima variación porcentual permitida entre precios dinámicos de dos negociaciones consecutivas. Siempre será igual o inferior que el rango estático pudiendo ser los niveles de variación del 1% al 8%. Se calculan teniendo en cuenta la volatilidad de su historia reciente, pero en este caso son rangos específicos para cada valor.

Si el precio de un valor durante la sesión se negocia por encima de cualquiera de los límites del rango estático o del rango dinámico se produce una subasta de volatilidad. Ésta se prolongará durante cinco minutos (con final aleatorio de 30 segundos) y tratará de encontrar un nuevo precio estático y continuar con la negociación. En la siguiente sesión se establecerá un nuevo precio estático.

Las subastas de volatilidad se producirán por rango estático o dinámico. Para aclarar las diferencias, veamos un sencillo ejemplo:

  • Se ha establecido un precio estático de 8€ y un rango estático del 5%. Por lo tanto, su límite superior será 10,4€ y el límite inferior 9,4€. Si en algún momento de la negociación el precio llegase a subir a los 10,4€ o bajar hasta los 9,4€, se daría una subasta de volatilidad por rango estático, ya que a ese precio no existe negociación.
  • Siguiendo con el caso anterior, se había establecido un rango dinámico de un 4% y la variación en el precio entre dos negociaciones seguidas es del 4% o superior (de 8€ pasase a 10,32€ o 9,68€ de una negociación a otra), saltará la subasta de volatilidad por rango dinámico. A diferencia de la subasta por rango estático en la que el rango estático cambia nada más darse el caso de subasta, el rango dinámico cambiará en la subasta por rango dinámico al final de la subasta.

Para finalizar, puntualizaremos que no debe confundirse una subasta de volatilidad con una suspensión de la cotización (halted), ya que esta última se da cuando hay determinadas circunstancias que están alterando el desarrollo normal de las operaciones, o bien  cuando la CNMV tenga la sospecha de que pueda haberlas, de tal modo que se esté perjudicando a los inversores. En este caso no puede negociarse durante el periodo que se encuentra suspendida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *